11 de jun. de 2014

KM 0

 
supongo que hay momentos en la vida que deben llegar, y personas a las que tienes que conocer y dejar que te expriman el alma para sacar de ella todo el jugo. pues bien, él es una de ellas. él, con esa manera de andar, de regalarme cada mirada, cada caricia y cada noche de incendio, hace que todo lo que hay en mí, resplandezca y brille. y pienso en todo lo que han valido la pena estos casi cinco meses, en la manera en la que nos hemos dejado curar heridas, secar las lágrimas y tenderlas al sol (al sol de madrid, de roma, o de andalucía). como cada trayecto juntos en coche, cada estrella que ilumina nuestro techo cada noche, y esa manera tan tuya de hacerme reír a carcajadas. me da por ponerme a pensar en el día de ayer, y también en los cien últimos, en las cien veces en las que incendiamos el mundo si hacemos el amor y en las veces que creamos y dejamos que el universo se expanda. y qué bonito es cuando nos despertamos en cualquier cuarto del mundo, y tú me dices que tienes cara de dormido y volvemos a la batalla en la que siempre caigo rendida y vencida por tu amor. y es que, vida mía, lo peor aquí no es el miedo, lo peor es la cobardía que nos engatusa cada día a no ser capaces de superar cualquir roce, y tú...tú eres un valiente de esos que ya no quedan, porque me besas y eres capaz de hacerme sentir una mujer. pero no una cualquiera, sino una mujer que cruzaría cualquier océano si al otro lado estás tú haciéndome ese baile que tanto me gusta, y consiguiendo que las risas sean nuestro pan de cada día. y como dice neruda, si nada nos salvará de la muerte, que sea nuestro amor el que nos salve de la vida.

amén
 


22 de may. de 2014

aló?

hubo una época en la que se me iba la vida en ello. en escribir para renacer, en tener una especie de ansia por conocer, por leer, por ver. ahora sólo me quedan los recuerdos de un libro de Lorca, una canción de Tom Waits y hojas emborronadas con apuntes sobre Miguel Ángel. en mi mesilla sólo hay un cenicero con mil colillas, apuntes interesantes en espera, y estaba haciendo por primera vez en mi vida algo que nunca había hecho; estudiar. y olía. olía a mierda. supongo que fresca, al menos. recuerdo cuando no paraba de ver películas, de reflexionar sobre cosas que ya apenas recuerdo y de vivir una vida intensamente. quizás nunca sería romántica del siglo xix pero ahora por más libros que me pongan delante no siento esas ganas de devorarlos, de reciclar para no olvidar y saber reconocer un cuadro barroco. ahora estudio paradigmas, y blogs que antes aprendía. en fin, si hamlet se pregunta si ser o no ser, a veces yo soy más del qué hago aquí. periodistas seremos.



16 de feb. de 2014

quizá me quedo contigo

volví a escuchar a manu chao y sentí sobre mí la importancia que tendría inaugurar un plan de locos. un plan en el que cortázar me pusiese la piel de gallina y el corazón más rojo que todas esas repúblicas soviéticas socialistas. empecé a creer que si me diesen a elegir, siempre me quedaría contigo, que no podía ser tan difícil empezar a soñar aunque se nos quedasen los pies fríos, empezar a dejar al corazón que se juntase al cielo. tenía que volver a latir, ¿no crees? quizás llevaba demasiado tiempo apático, sentado en aquel sofá individual mientras consumía telebasura a todas horas.




pero



la vida era otra cosa. eso que late cuando manu chao aparece y tú me besas


Angelica Houston & Jack Nicholson • 1970s


                        

2 de sept. de 2013

aquí se cura la frigidez, la impotencia y las depresiones artísticas










castillos de cartón (película de 2008 dirigida por salvador garcía ruiz con guión de enrique urbizu, basada en la novela homónima de almudena grandes)


“Era demasiado amor. Demasiado grande, demasiado complicado, demasiado confuso, y arriesgado, y fecundo, y doloroso. Tanto como yo podía dar, más del que me convenía. Por eso se rompió. No se agotó, no se acabó, no se murió, sólo se rompió, se vino abajo como una torre demasiado alta, como una apuesta demasiado alta, como una esperanza demasiado alta.”

Castillos de cartón, Almudena Grandes

el sur. 1983










el sur. la vida en el norte de una época que ya se fue. la belleza que desprende lo que fue visto por erice. la señora milagros-tan parecida a aquella que un día me cuidó a mí, y es que esas personas del sur tienen algo especial-la eterna duda de la mentira en el cine, la de erice, esa admiración que de pequeñas todas sentimos hacia nuestros padres, y esos secretos... creo que hace mucho tiempo que no veía secuencias tan bonitas; ¿recuerdas aquel pasodoble? pues eso, porque algunos siempre volveremos al sur