30 may. 2012

ven

frescura de limón en el paladar cuando te veo en el trasdós de la puerta, ahí va mi imaginación cuando me miras con esa cara tan tuya, y te veo cantándome la nana número 10 de miguel hernández . cómo me gustas. me abres tus brazos y es entonces, sólo en ese momento, cuando creo en todo lo que un día soñé, en aquel viejo sueño de relojes derretidos y un gran masturbador, ni tú eres dalí ni yo soy gala, pero esta noche prometo mezclar tu física y nuestra química como ellos dos nunca lo hicieron, porque de no hacerlo... de no hacerlo tendría que irme por las esquinas mendigando amor y cualquier trozo de corazón rojo subastado al por mayor. 


Para qué creer en Dios,
Si él no cree en nosotros,
Yo que encontré mi lugar,
En el color de tus ojos,
en el fondo todo lo que quiero
es verte amanecer

2 comentarios:

  1. Jo chica, vaya textos que escribes, madre mía... Me quedo sin palabras porque son increíbles. La primera frase ya es impresionante: "Frescura de limón en el paladar cuando te veo en el trasdós de la puerta". ¡¡Es GENIAL!!

    Y la mención a Dalí y Gala (si tuviera instinto maternal y quisiera tener hijos, de ser niña llevaría ese nombre), y a Miguel Hernández, que siempre me dio mucha penita...

    GENIAL-genial-genial...

    Y encima gracias a ti he descubierto una canción chulísima que no había escuchado todavía.

    Un BeSiTo!! ^^

    ResponderEliminar
  2. si no soñásemos, las mejores cosas de la vida no existirían. y nosotros no seríamos nada.

    ResponderEliminar