1 may. 2011

dijimos adiós a la mediocridad



Sólo faltaba que dijesen las dos palabras que tanto temían y anhelaban. Ninguno las pronunció. El tiempo seguía corriendo y las flores marchitándose.

2 comentarios:

  1. Por qué lo natural es odiarse?
    No me parece bien!

    ResponderEliminar
  2. peero... puede haber un punto intermedio, no?
    Amarse es muymuy dificil, pero tampoco hay que odiarse
    por naturaleza, está feo ;)

    ResponderEliminar